Vender dulces y chucherías, la mejor forma de recaudar dinero en el cole

Estamos en el mes de junio. Mes de muchos cambios entre los que está la llegada del verano y el final del curso académico en todos los colegios, institutos y universidades españolas. Es ahora, o incluso en algunos meses previos como abril o mayo, cuando se dan el mayor número de viajes escolares que conmemoran el final de curso.

Con el fin de recaudar algo de dinero para financiar en la medida de lo posible estos viajes, cada vez son más los colegios que optan por dar ciertas facilidades a sus alumnos como la organización de eventos y fiestas o diferentes tipos de sorteos. Pero si hay algo que se ha extendido en las últimas 2 décadas a la hora de financiar un viaje de fin de curso ha sido la idea de vender chucherías y dulces (sobre todo durante la época navideña) para conseguir algo de dinero para el tan esperado viaje de fin de curso.

Sorteos y venta de dulces navideños

Seguro que todos nos hemos encontrado en esta situación alguna vez, cuando acabamos un curso escolar o una etapa estudiantil y queremos celebrarlos con todos nuestros compañeros haciendo un viaje a algún lugar donde podamos divertirnos todos juntos. Pero claro, no todo el mundo puede permitirse el lujo de viajar a estas alturas del año, por lo que cada vez son más las oportunidades y las propuestas disponibles para conseguir dinero para este fin.

images

Una de ellas puede ser la de montar un pequeño kiosko durante las horas de descanso y de recreo para vender chucherías para todos nuestros compañeros en la hora de la merienda. Pero si el colegio no permite instalar este tipo de kioskos en horas lectivas, la opción que nunca nos fallará es la de hacer sorteos y la venta de dulces navideños.

Actualmente son muchas las empresas que ofrecen catálogos a los estudiantes para poder vender todo tipo de turrones, bombones y otro tipo de dulces navideños y de esta forma poder conseguir el dinero con bastante antelación. Sin duda es una buena manera de poder conseguir ese dinero necesario para poder disfrutar de nuestro esperado viaje de fin de curso.