Mis compañeras llevan varios días proponiéndoos ricas recetas de helados cremosos y nutritivos, pero tenemos que reconocerlo: por muy ricos que nos salgan y por muy buena pinta que tengan, los niños se pirran por los polos como si en su fuero interno se rebelaran contra los helados porque los ven más saludables y pensaran