Pocas cosas hay en la infancia que se recuerden tan divertidas como es comer gominolas. Estas golosinas nos han acompañado a muchos a lo largo de los años en muy diversas formas, colores y sabores. Aún hoy llevo siempre unas poquitas encima allá donde vaya y encima si son caseras mucho mejor. Por eso vamos