Cuando a alguien le diagnostican esta enfermedad, sobre todo si es alguien goloso, puede parecer que se le caiga el mundo encima. Los golosos diabéticos de hace unos años, no tenían mucho donde elegir para poder “endulzar” su paladar y estos productos se han vendido en tiendas especializadas a un precio mayor de lo normal.