Ricos helados para combatir el calor

¡Ay! Qué sería de nosotros sin los helados. Sin esos ricos sabores que nos refrescan y nos ayudan a llevar mejor las altas temperaturas veraniegas. Temperaturas que ya empiezan a hacer acto de presencia en nuestras vidas, por lo que los helados han vuelto a nuestra vida de un modo fuerte para quedarse en los próximos meses.

Decir que los helados son las chucherías más consumidas durante el verano es quedarse corto. Basta darnos una vuelta por los quioscos de chuches, los bares y por supuesto por las grandes heladerías para saber que la gente ya busca poder refrescarse y pasar el calor con un rico helado de sus sabores favoritos.

Sabores tradicionales vs sabores exóticos

Cuando vamos a una heladería, quizá muchos de nosotros tengamos ya nuestra elección hecha antes de entrar en la tienda. Uno de los sabores de helados más pedidos, como no podía ser otra manera, es el chocolate. Porque no sabemos qué tendrá el chocolate que nos quita el sentido y sirve para curar todas nuestras penas.

n1

Pero al más tradicional sabor del rico chocolate, ahora hay que sumarles muchos más. Ya no son solo los sabores tradicionales los que atraen a los comedores compulsivos, o no compulsivos de helados. Sabores exóticos y tropicales como el arándano, la piña, la cereza, el coco o la frambuesa han conquistado nuestros paladares en los últimos años.

Pero no son los únicos sabores que han llegado a nuestra heladería con intención de conquistar nuestro paladar. Hay sabores que saben mezclar a la perfección lo refrescante de nuestro helado con el sabor más rico de nuestros dulces y bebidas favoritos.

Por ejemplo, podemos encontrar helados de kínder y de kínder bueno, con el que podemos disfrutar del buen sabor de nuestro dulce favorito mientras nos refrescamos. Pero no es el único dulce. Los donuts también han dado el salto al mundo del helado. También hay helados con sabor a nuestras chuches favoritas. Los famosos caramelos dráculas y las nubes de azúcar han inspirado sendos sabores que triunfan en las diferentes heladerías.

Como vemos podemos disfrutar del increíble mundo del helado con sabores para todos los gustos ya que no todos disfrutamos igual cada uno de los sabores. Y para los diabéticos y celíacos no hay de qué preocuparse, ya que cada vez son más las heladerías que venden helados bajos en azúcar y sin gluten pensados para personas con estas dolencias.