Polo de yogur y frambuesa con chocolate: una receta divina

Tras encontrar la deliciosa receta del otro día del polo multicolor que me recordaba a las piruletas arco-iris, una de mis chucherías favoritas, me ha dado por seguir buscando recetas de polos de colorines.

Debo reconocer que me encantan los polos coloridos, a lo mejor hay una niña en mí todavía; pero los industriales en el fondo sólo llevan azúcar, colorantes, conservantes, estabilizantes y todo tipo de ingredientes sospechosos acabados en «antes», así que para mis hijos prefiero los polos caseros ya que sé a ciencia cierta que los ingredientes son naturales y saludables.

Generalmente añado una de sus chucherías favoritas como sorpresa en su interior, asegurándome de este modo que se lo comerán entero ya que saben que raro es el polo que no lleve una chuchería escondida dentro.

La receta del polo que os traigo hoy es muy sencillita y el resultado, delicioso. Además al llevar yogures y fruta, es muy nutritiva a la vez que saludable y como está decorada con bolitas de colores a los niños les encanta. Vamos con ella.

Ingredientes

  • 4 yogures griegos o cremosos (o uno de medio kilo)
  • 200 gramos de frambuesas (también pueden ser fresas)
  • 2 cucharadas de azúcar
  • 50 gramos de chocolate para fundir
  • Bolitas o virutas de azúcar de colores suficientes para decorar
  • Moldes para hacer polos
  • Palos para polos

Elaboración

polo-yogur-frambuesa-chocolate

Lava las frambuesas (o fresas en su defecto) y pon la mitad en un recipiente con los yogures y el azúcar. Tritura hasta que los ingredientes queden mezclados de manera homogénea.

Pon los otros cien gramos de fruta en un recipiente y tritura (al gusto, según prefieras que queden muy líquidos o con trocitos)

Rellena los moldes con la primera mezcla hasta la mitad y congela durante unas dos horas.

Sácalos del congelador, rellena el resto con el zumo triturado y congela de nuevo, mínimo cinco horas (para asegurarte que quedan bien compactos, déjalos toda la noche)

Funde el chocolate hasta que quede bien cremoso. Saca los polos del molde e introduce la punta en el chocolate fundido. Espolvorea con bolitas o virutas de azúcar de colores y espera a que endurezca bien.

Pueden comerlos en ese momento o si lo prefieres puedes guardarlos en el congelador.

¡Listo!¡Bonitos y riquísimos!