Montar una fiesta de cumpleaños perfecta para los peques

Uno de los días más importantes del año para los más peques es su cumpleaños. Y lo es por varios motivos. Uno de esos motivos es que a ellos, inocentes e infantiles, aún les gusta cumplir años y sentirse cada vez un poco más mayores (ay, si supieran la que les espera cuando sean adultos…)

El segundo motivo de la importancia de su cumpleaños para nuestros peques, y de hecho es uno de los motivos más importantes, es como no podía ser de otra manera, su fiesta. Todos están deseados que llegue este día tan señalado para recibir decenas de regalos de parte de todo el mundo y para tener su fiesta de cumpleaños junto a sus amigos y junto a su familia. Y si pueden ser dos fiestas por separado entre amigos y familia, mucho mejor para ellos.

Ingredientes para una fiesta perfecta

Por este motivo, y dada la importancia que tiene su fiesta de cumpleaños para nuestros hijos, es muy importante que nosotros los adultos nos lo tomemos muy en serio a la hora de preparar esta gran cita. Cita a la que por supuesto no pueden faltar todos sus amigos así como una variedad de comida en la que los ricos y sanos sándwiches se mezclarán con las chuches, los refrescos y la diversión.

disfraces-600x485

Una de las ideas que podemos seguir para lograr tener esa fiesta inolvidable para nuestros hijos es hacer una fiesta temática. Por ejemplo, una fiesta de disfraces en la que todos los invitados tengan que ir disfrazados para la ocasión. Esto le dará un toque diferente a nuestra fiesta, y seguro que los niños lo pasarán en grande y lo agradecerán.

Para llevar a cabo nuestra fiesta temática es necesario que decoremos nuestra casa o el lugar de la celebración para la ocasión. Si el tema de los disfraces son los superhéroes, podemos poner telarañas de spiderman, por ejemplo, en las paredes; mientras que si es de príncipes y princesas, podremos tener una casa inflable a modo de  astillo donde puedan jugar y saltar los más pequeños.

Todo esto, como no podía ser de otra manera, amenizado con dosis de sus chcuhes y de sus dulces y refrescos favoritos. Porque, dentro de unos límites saludables, al ser un día especial podemos permitir a nuestros hijos que se den esos caprichos de chucherías que no les concedemos en su día a día. Y es que al fin y al cabo, su cumpleaños se celebra una vez al año.