Las chuches pueden ser sanas

La mayoría de las veces relacionamos las chuches con algo malo que no viene bien ni a mayores y sobre todo que perjudica a los niños. Como me gusta citar a Tolkien En el señor de los anillos diré: “No todo lo que es oro reluce, ni toda la gente errante anda perdida”. Con esto quiero decir citando el refranero español ahora que no es “Ni tanto ni tan calvo”.

Vamos, que no hay que exagerar es a lo que yo quiero llegar. Realmente las chuches tampoco son malas, si uno las come con la mesura correspondiente. Si tomamos cualquier cosa como si no hubiera mañana tendremos el problema de siempre: los abusos sientan mal. No es simplemente que si comes muchas chuches se te vayan a caer los dientes, pero también pueden provocar empachos.

chucherías calavera

Por tanto, teniendo claro, clarísimo que las cosas hay que comerlas en la justa medida debemos tener en cuenta que hay chuches que son bastante sanas. Gracias a la forma en la que están hechas no suponen un peligro para las muelas y demás dientes de nadie.

Haz tus propias chuches lo más natural posible

Para empezar las chuches más maravillosas y más sanas son las elaboradas con una fruta. Simplemente bañando la fruta en chocolate u otro sirope tenemos una forma sana, divertida y quizás hasta afrodisiaca de que esta golosina sea lo más natural posible. Por otro lado, tomando como base de nuevo la fruta se pueden llegar a fabricar dulces saludables.

Puedes hacer de manera casera tus frutas escarchadas ya que el Roscón de Reyes no es el único que puede contenerlas. La receta es bastante sencilla de seguir por lo que solamente necesitamos poner en un cazo agua, azúcar y la fruta a fuego lento como una hora.

Por otro lado, más sano todavía es hacer un puré de fruta con la pulpa de esta. Ponemos agua en una cacerola, gelatina se remueve una vez esté hirviendo. Tras retirarlo del fuego le echamos el azúcar, lo mezclamos y se devuelve al fuego un par de minutos más. Al terminar se vierte en un recipiente rectangular en el que más tarde se pueda cortar en trocitos pequeños y rectangulares.

Sea como fuere parece que lo natural siempre gana y hacer nuestras propias chuches es un puntazo ya que engordarán siempre mucho menos y serán más nutritivas.