Cocina divertidas galletas caseras con tus hijos

galletasRecuerdo como si fuera ayer aquellas tardes pacíficas de verano cuando mi yaya Lola decidía hacer rosquillas caseras. Era toda una celebración, no sólo por observar cómo mezclaba los ingredientes y los amasaba hasta convertirlos en una masa compacta, sino porque luego me daba un trocito y yo hacía un muñeco que freíamos al final. Daba hasta pena comérselo, aunque yo solo lo había amasado me sentía como si yo hubiera hecho todo el proceso.
En esta tarde de julio en la que ella ya no está y la recuerdo con cariño, os traigo una receta de galletas para que la hagáis con vuestros hijos. Seguro que se lo pasarán muy bien cocinando contigo y además fomentarás su creatividad ya que puedes elegir un molde creativo o decorarla de manera divertida.

Ingredientes para cuatro personas

170 gramos de harina
50 gramos de azúcar
125 gramos de mantequilla

Preparación

Coloca los ingredientes en un bol y dile al niño que lo mezcle con las manos bien limpias. Será muy divertido ya que la textura es parecida a la plastelina y el niño sentirá por un lado el placer de jugar con la comida y por otro la responsabilidad de hacer que se mezcle bien. Si no queda una masa uniforme dile que necesitas darle los últimos toques mágicos y remata tú.

Aceita una mesa y estira la masa pero sin que quede muy fina para que tenga el grosor adecuado para utilizar los moldes de plástico con formas o bien un vasito de plástico si quieres que sean redondas y luego decorarlas.

Enséñale a colocarlas con cuidado y bien ordenaditas en una fuente de horno que hayas enharinado mientras precalientas el horno.

Introduce la fuente con cuidado de que el niño no se acerque y se queme y hornéalas a 180º de temperatura durante unos 15 minutos.

Sácalas del horno y deja que reposen 2 o 3 minutos en la bandeja y luego pásalas a una rejilla.

Ahora llega el momento divertido de decorarlas con fondant de colores, golosinas, pastillitas de chocolate, etc. Dependiendo del molde que hayas elegido y de la edad del niño, la decoración será más o menos elaborada. Si es muy pequeño, se lo pasará en grande haciendo caras con sonrisas enormes, pastillas de chocolate por ojos e incluso pelo.

Puedes completar la decoración preparando con él envoltorios como bolsas con lazos, paquetitos de cartón pintados por él, etc.

Os lo vais a pasar en grande.