Chucherías para Halloween

Las chucherías y caramelos son uno de los platos principales de toda fiesta infantil. Pero en la fiesta de Halloween no solo se esperan chucherías sino que se esperan formas y diseños divertidos acordes con la temática de esa noche.

Si queremos triunfar plenamente en esta fiesta, tendremos no solo que decorar la casa y buscar un buen disfraz sino también ofrecer chucherías terroríficas dignas del mejor susto.

chucherías calavera

Ya hay muchas tiendas que en esta época ofrecen gominolas con diseños especiales dedicados a la temática del terror. A los típicos dientes de vampiro se unen gominolas en forma de calavera o fantasma.

Creando nuestras propios diseños

También se puede buscar gominolas y chucherías que nos recuerden a algún detalle tétrico y retocarlas para que se parezcan aún mas. Por ejemplo, se pueden pintar las típicas gominolas de forma de huevo como si fueran ojos.

Los gusanos y chucherías de color verde forman una buena combinación para añadir al plato de la noche. Otra gominola que se puede crear es una calabaza. Para ello se pueden comprar manzanitas de gominola u otra chuchería que tenga forma redonda y recortarle con cuidado los ojos y la boca.

Bichos y casquería los más buscados

Los bichos son uno de los diseños perfectos para Halloween y, además, muy fáciles de encontrar en las tiendas de chucherías. Los murciélagos y arañas son de los más típicos, pero también se pueden encontrar babosas y serpientes.

Otros de los diseños más buscados son los de “casquería”, es decir, los sesos, los huesos, los dedos ensangrentados y todo aquello que haga referencia a una masacre terrorífica.

Platos terroríficos

Para los que tienen visitas en casa y tiempo para dedicarse a preparar postres sorpresa, pueden decorar tarrinas de helado con chucherías que les den una apariencia de viscosidad o con gominolas con motivos de ojos o bichos.

Aparte de los típicos dedos amputados creados con trozos de salchichas, se puede combinar galletas con regaliz para simular una araña con sus patas largas, introducir en una manzana un gusano de gominola, o cualquier otra combinación que se nos ocurra.

Combatiendo el miedo con risas

Este esfuerzo de imaginación será agradecido tanto por niños como por adultos que gusten de las bromas y las risas durante esta noche en la que se desafía a los fantasmas y monstruos demostrándoles que no nos asustan y que somos capaces de reírnos de nuestros miedos más ancestrales.