¡Árboles para comérselos!

Aunque parezca mentira, unas simples golosinas y un poco de maña se puede dar un toque a la decoración de nuestro hogar o de la habitación de los niños. Es una forma sencilla de ser original sin gastarse mucho dinero y que haga las delicias de los más peques de la casa. Otra cosa es que vayan desmontando el árbol poco a poco, eso, ya os dejo a vosotros.

Para poder hacer un árbol de golosinas, necesitamos algunos objetos como un una esfera de estereofon, que es un material que se usa en el sector alimenticio, una varilla de madera donde colocaremos las golosinas, palillos, una maceta pequeña de barro del color que queramos, plástico de cocina, las golosinas y dulces que queramos para cubrir la esfera y papel para cubrir la maceta en su parte superior.

¿Preparados? comenzamos

Una vez que tengamos todos los materiales, sólo tendremos que comenzar a organizarlos  y a colocarlos. Es muy fácil, solamente con un poco de paciencia y mucho cariño, nos saldrá perfecto. Lo primero que debemos hacer es elegir qué tipo de golosinas vamos a poner en nuestro árbol. Es muy importante hacer esto porque eso determinará el groso que necesitamos para la varilla de madera.

Cuando ya lo hayamos elegido, el siguiente paso consistirá en cubrir con el plástico de cocina la esfera de estereofon porque de esa manera evitaremos que las golosina que metamos dentro de la esfera tengan contacto directo con este material. Deberemos además rellenar muy bien lo huecos para que no queden visibles y  tener en cuenta que la varilla de madera no puede traspasar el estereofon.

Higiene y comodidad

Una vez hemos hecho eso, tendremos que poner un palillo en cada gominola para poderla cogerla con comodidad. Eso si, de la manera más discreta posible para que no afecte a lo estético. Siguiendo con el tema estético y para que el palo de madera quede fijado en la maceta, tenemos varias opciones. La primera es rellenar el hueco con yeso y la otra es ponerle una espuma como se suele poner a las flores.

Vamos ahora a lo estético

Tanto si se elige la opción del yeso o de la espuma, sería una buena opción el decorar esa zona para que no se note demasiado el relleno. Por ejemplo, podemos ponerle algunas hiervas, algo de musgo, pequeñas piedras de colores, bolitas de papel… y en el palo de madera, puedes ponerle un lacito que vaya acorde con el color de alguna golosina.